Se trata de uno de esos proyectos donde la ubicación de la parcela nos obliga a un tipo de arquitectura que promueva y potencie la impresionante visión del mar mediterráneo. Primera línea sin titubeos, sin discusión una de las mejores ubicaciones del mediterráneo, en isla paradisíaca y encima, orientada a sur.

Se trata de una casa de 289m2 en planta baja y otros 308m2 en planta sótano.

Todo gira entorno a dos elementos singulares:

Un patio interior donde se ubica un olivo y una pérgola motorizada ubicada en la fachada principal. Entre estos dos espacios se generan corrientes naturales, iluminan los espacios interiores y ayudan a distribuir las estancias.

La rotundidad de la fachada, juntamente con la esbeltez del sustento de la cubierta crean una contradicción que aporta singularidad al edificio.

La madera, el blanco y la piedra caliza conforman todo el catálogo de materiales.

Para contemplar el mar poco más hace falta.

Constructor: Obras Loga S.A.

Aparejadores: Rafael Mus y Amílcar Seguí

Fotografía: Adrià Goula

Logo nou.jpg
  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Facebook Icono
  • Gris LinkedIn Icon
  • Gris Icono Pinterest
  • Gris Icono Twitter

self-made webside

Mail_edited.jpg
maps_edited.jpg
Tlf_edited.jpg