Se trata de una vivienda en planta baja cuya potencia radica en los 50 metros lineales de patio situados en plano centro de la ciudad de Mahón. Utilizamos la estratagema de anexionar un volumen auxiliar a un volumen en situación de inadecuación consiguiendo un patio interior que permite ventilar las estancia adheridas a él. La cocina, larga y estrecha, ejerce de nexo de unión entre lo nuevo y lo viejo, ofreciendo una visión homogénea del conjunto.
Constructor: Marc Sastre
Aparejador: Francesc Sbert
Fotografía: Adrià Goula

_AG_8869+70web.jpg
_AG_8882web.jpg
_AG_8904web.jpg
_AG_8886web.jpg
_AG_8898web.jpg
_AG_8911web.jpg