Se trata de una casa de los años 30. Durante años sus paredes, suelos y techos han permanecido ocultos tras varias capas de papeles y telas. La reforma ha consistido en liberar estos elementos de tan pesada lacra. Se han conservado las antiguas puertas y restituido los forjados de vigas de madera. El pavimento se ha hecho como se hacía antaño: El trespol tradicional, de rodillas, con la llana en una mano y el polvo de cemento en la otra. Poco a poco, sin prisas.

_MG_1657-9_905.jpg
_MG_1668-14_905.jpg
_MG_1629-2_905.jpg
_MG_1650-4_905.jpg
_MG_1697-22_905.jpg
_MG_1651-5_905.jpg